Make your own free website on Tripod.com

 

Satanás ha intentado por muchos medios frenar el ímpetu de la Iglesia de Dios, sin embargo, no ha podido, pues las puertas del infierno no triunfaran contra la Iglesia.  Sin embargo, ha logrado desacelerar su crecimiento considerablemente, una de sus tácticas para esto es hacer pensar a la iglesia que los únicos responsable de ministrar al mundo son los Apóstoles, evangelistas, Profetas, pastores y Maestros.  No obstante, Nuestro Señor Jesucristo, señalo de una forma por o demás clara que a estos los eligió para que perfeccionaran a los Santos, es decir a la iglesia, para la obra del ministerio, por ende, todos los redimidos con la sangre de Cristos, somos ministros del evangelio, somos responsables de llevar las bunas nuevas de salvación, somos responsables de la obra del ministerio, entendiendo esto, entenderemos lo que realmente es la Iglesia, pues solo entenderemos lo que es la Iglesia a través de su misión.  A fin de perfeccionar los santos para la obra del ministerio. 

Así que, es nuestro propósito establecer una iglesia donde cada miembro sea un ministro y así funcionar como lo que somos, una iglesia.

Sin embargo, para poder entender a la iglesia, necesitamos entender su misión, y para ello explicaremos una vez mas lo que muchos conocemos pero no entendemos.

Iglesia es la Transliteración de el nombre EKKLESIA, este nombre es un nombre compuesto por un verbo (KALEO) y una preposición (EK).  El verbo KALEO se traduce como yo llamo, ya que se encentra en un presente indicativo, y en la primera persona del singular, La preposición se puede traducir como hacia fuera o fuera de, así que, el nombre EKKLESIA, se podría traducir como llamados fuera de.

Es muy importante para entender la misión de la iglesia, saber quien nos ha llamado fuera de, con que propósito fuimos llamados fuera de, y fuera de que o fuera de donde fuimos llamados.   Cuando la iglesia comprende y acepta las respuestas a estas tres preguntas entonces comprenderá cual es la verdadera misión de la iglesia.

Empecemos por la pregunta mas obvia, de donde fuimos llamados, Pedro nos arroja luz sobre esta cuestión y a su vez nos responde las otras preguntas. 2 Pedro 2:9 nos dice: Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, para que anunciéis las virtudes de aquel que nos llamo de las tinieblas a su luz admirable.   Entonces  Fuimos llamados de las tinieblas, del mundo, del pecado, de la inmundicia, con un solo objetivo.  El de ser pregoneros del poder de Dios, para que anunciemos las virtudes de Jesús.

Es indispensable que entendamos que Dios no necesita de nuestra alabanza, pues el tiene millones de seres celestiales que su único trabajo es adorar y alabar al Todo Pedroso Dios,  Dios no necesita de nuestros dineros, pues suyo es el oro  y suya la plata. Etc.  Dios no necesita esto de nosotros, sin embargo que quede claro que somos nosotros los que necesitamos adorar a dios, y el se complace en nuestra adoración, somos nosotros los que necesitamos alabar a Dios y el se glorifica en nuestra alabanza, somos nosotros quienes necesitamos darle a dios de nuestros dineros, pues la hacerlo salimos bendecidos.  Pero cuando hablamos de la proclamación del evangelio, en esto si nos necesita Dios y es ahí donde la iglesia esta fallando, en su principal trabajo, ministrar al mundo la salvación de Dios.

Es entonces, un deseo y un proyecto nuestro edificar una iglesia, no un templo, donde cada miembro sea un ministro, donde cada miembro encuentre su función dentro del cuerpo de Cristo.

 

Constante crecimiento del cuerpo de Cristo.

El cuerpo de Cristo es un cuerpo vivo, y como tal debe de crecer. Puede imaginar usted, a un niño recién nacido que después de 20 años siga del mismo tamaño? Este seria un fenómeno, una rareza, algo no natural, nadie lo desearía.  Ahora puede usted imaginar, a un bebe espiritual, a una persona que acaba de nacer de nuevo y que pasados 20 años  siga igual.  Jesús constituyó a por lo menos 5 ministerios (domata) para que instaran a los santos a crecer constantemente.  Debemos desear la perfección, debemos desear crecer espiritualmente, en doctrina y experiencia, el cuerpo de Cristo no puede quedarse estancado, nuestro deseo es ayudarte en este propósito.     Hasta que todos lleguemos a la Unidad de la fe, al conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto a la estatura de la medida de la plenitud de Cristo.

 

En el proceso de la madurez.

En nuestros días se han levantado tornados y huracanes, de falsas doctrinas, las cuales van arrastrando a quien no esta preparado.   Jesús lo profetizo cuando dijo que seria posible que aun los escogidos serian engañados.     Todos los redimidos con la sangre de Cristo constituimos el grupo de los escogidos,  COMO PUES, PUEDO HACERLE PARA NO SER UNO DE LOS ESCOGIDOS ENGAÑADO.    La única forma es saber detectar las falsas doctrinas, ser semejantes a los hermanos de Berea, investigar si la tal doctrina realmente es bíblica.   Es extremadamente fácil creer en las novedades de la fe cuando no se tiene conocimiento, nuestro propósito es levantar una iglesia que ministre, una iglesia que crezca y sobre todo una iglesia que siempre se encuentre en el proceso de la madurez espiritual.  Para que ya no seáis niños fluctuantes arrastrados por cualquier viento de doctrina....