Make your own free website on Tripod.com

Por. Lic. Arnoldo Muñoz. B.T.L.T.

 

 INTRODUCCION

  La desmitologización fue hecha popular por el teólogo alemán R. Bultman. Esta teoría, se propone interpretar el Nuevo Testamento desde el punto de vista de la filosofía existencialista, y esto con el objeto de rescatar el mensaje del Nuevo Testamento para traerlo y presentarlo al hombre moderno. Así que, tal desmitologización consiste según Bultman, en sacar o limpiar de el Nuevo Testamento todos los mitos, pues el hombre de ciencia moderno no puede aceptar los aspectos mitológicos que envuelven al Kerigma , por ello, rechazan tanto al verdadero mensaje junto con lo mitológico.

  Quitar pues, todo lo mitológico del Kerigma, para hacer al mensaje más claro, convincente y aceptable, es la desmitologización.

  Ahora bien, para entender con mayor claridad la desmitologización presentada por Bultman se hace necesario entender primero la terminología que se usa en la presentación de la teoría. Así que, nos estaremos introduciendo con un somero estudio de las palabras Mito y Kerigma, posteriormente se expondrá la tesis de la desmitologización para concluir con los puntos negativos e inaceptables de la ya mencionada teoría.

I. TERMINOLOGIA.

  Sin duda alguna que para poder entender mejor la teología de Bultman en cuanto a la desmitologización es necesario primero comprender algo sobre las palabras y conceptos que él maneja en la presentación de su tesis. Es por ello que se ha decidido investigar sobre lo que es el Mito. Mito es una palabra que tiene una pluralidad de significados, de los cuales sólo consideraremos tres.

  Primero: Mito puede significar un relato fabuloso, popular, carente de cualquier contenido de la razón. El mito en este sentido puede hablarse de la edad de oro, o bien, del paraíso perdido, así como todo lo que cabe dentro del mundo de las fábulas. Este tipo de mito carece de toda realidad, pues todo, salvo el mismo lenguaje que en él se utiliza es fantasía.1 En otras palabras, el lenguaje vulgar del mito carece de toda verdad y es contrario a la historia.2

  Segundo: Mito puede referirse a una expresión inadecuada arbitrariamente poética y alusiva, y muchas veces simbólica, de un centro muy lógico. Este mito es muy difícil de comprender y de entender sus conceptos. Algunos ejemplos de esta clase de mitos son los mitos platónicos, como el de la "caverna" y como el de "Er".

  Tercero: En tercer lugar está el mito como una fuga hacia delante o hacia el futuro, esta clase de mito es propio de las utopías de Tomás oro, y la ciudad del Sol de Tomás Campanella. 3

  El mito en el Nuevo Testamento no es del todo nuevo sin embargo, está muy ligado a Bultman quien afirma rotundamente que el quitar todos los mitos del Nuevo Testamento debe ser la exigencia de todo intérprete y la tarea fundamental de la teología cristiana.

  Algunos teólogos como P. Alfaric y P:L: Couchoud han llegado a negar totalmente la existencia de la historia de Jesús en los evangelios y que lo que éstos relatan no es más que una extraordinaria proyección mítica de los sueños y esperanzas de sus discípulos y sus contemporáneos. No obstante, y gracias a Dios que esta tesis no ha sido tomada muy en serio por la gran mayoría de los teólogos y exégetas de nuestro tiempo. 4

 

  Ahora estudiemos un poco sobre el Kerigma.

 

  Las expresiones "evangelio" y "Kerigma" son aproximadamente las mismas. C:H: Dodd ha convertido la palabra griega en un término teológico común. La kerigma de Dodd pretende aislar es el mensaje predicado por la iglesia primitiva y ha de ser contrastado con la enseñanza . Este mensaje es que las profecías del Antiguo Testamento han sido cumplidas y que una nueva era ha comenzado con Cristo. Cristo nació de la simiente de David; murió de acuerdo a las Escrituras para librarnos del presente siglo malo; fue sepultado; resucitó al tercer día de acuerdo a las Escrituras; fue exaltado a la diestra de Dios como Hijo de Dios y Señor de los vivos y de los muertos; volverá otra vez como Juez y Salvador de los hombres. 5

  Así que, kerigma en el Nuevo Testamento significa la proclamación en poder de lo ya mencionado. Sin embargo, Kerigma no sólo es la mera proclamación , sino el mensaje en sí, aunque muchas veces se entiende como el ministerio de la predicación. Así que, la esencia del kerigma en el sentido del Nuevo Testamento es la proclamación del evangelio o mensaje de salvación, la venida del Reino de Dios, la proclamación de Cristo y en cuanto al mensaje éste indica salvación, gracia, reconciliación y verdad. 6

 

II. LA DESMITOLOGIZACION.

  Bultman no ha sido el primero en usar el término desmitologización. Ni tampoco ha sido el primero en proclamar que el Nuevo Testamento está plagado de mitos. Sin embargo, es Bultman quien ha enfocado el problema de la teología y de la exégesis sobre la tesis de una necesaria desmitologización. 7

  Ahora bien, el corazón de la tesis de la desmitologización de Bultman radica en la premisa de que en el Nuevo Testamento se encuentran dos cosas, a saber: el evangelio cristiano y la cosmogonía del siglo primero con índole mitológica. El evangelio, a lo que Bultman llama kerigma, palabra que ya hemos estudiado anteriormente, y que en resumidas cuentas su transliteración del griego al español significa el contenido total de lo que se está predicando, este kerigma dice Bultman, hay que presentarlo al hombre moderno, sin embargo, este hombre moderno no puede por ningún motivo el aceptar ese kerigma tal y como se presenta en el Nuevo Testamento ya que está envuelto de mitos; y es por esto que la tarea primordial de la teología es despojar al kerigma de este vestido mítico ya que ese vestido o envoltura no es de origen cristiano.8

  Ahora bien, el mito según Bultman es una forma de pensar la cual tiene como intención unir o entrelazar los aspectos divinos con el lenguaje humano y lo supraterrestre con palabras y conceptos que están totalmente limitados a este mundo, así que esta forma de expresión humana queda necesariamente ligada al tiempo en que fue escrita y por lo tanto enmarcada en la imagen mitológica del mundo que se tenía en los años en que se escribió el Nuevo Testamento. 9 Este pensamiento de Bultman probablemente estaba muy ligado al pensamiento de Kant sobre la filosofía del conocimiento y particularmente al concepto de los elementos categóricos que están en la mente, con esto Kant explica que es imposible comprender lo sobrenatural o lo metafísico y/o al mismo Dios ya que estos conceptos no están registrados en nuestra mente, la cual se limita al tiempo y al espacio, a la cantidad y a la calidad. Así que, Bultman dice que cuando uno intenta explicar los conceptos divinos que están fuera del tiempo y del espacio entonces el resultado es un mito y esto es lo que hace necesaria a la desmitologización, para que el hombre de ciencia, el hombre moderno pueda aceptar el kerigma como auténtico.

  Ahora bien, siguiendo esta línea del pensamiento de Bultman sobre el aspecto mítico, en el mundo hay tres planos totalmente distintos, a saber: el cielo arriba, el infierno abajo y la tierra en medio. Por ende, el plano que se encuentra en medio , es decir, la tierra, tiene la influencia de los otros dos planos, es decir, la tierra tiene la influencia de el Dios de los cielos y de los demonios del infierno. Bultman dice que esta mitología procede de dos fuentes, de el helenismo gnóstico y de la apocalíptica judía. Es un grave error, por lo tanto, tomar estos conceptos como realidades objetivas, así que no hay que eliminarlas, pero si es necesario interpretarlas desde una perspectiva antropológica.10 Ahora bien, Esta transformación mítica del mundo también se ha utilizado para transformar Jesús, según Bultman. La persona histórica de Jesús se convirtió muy pronto en un mito en el cristianismo primitivo, y por ello "Bultman arguye que el conocimiento histórico de Jesús no tiene importancia para la fe cristiana". Este mito es el que se nos presenta en el cuadro neotestamentario de Jesús. Se dice que los hechos históricos acerca de Jesús han sido transformados en la historia mítica de un ser divino preexistente que se encarnó y expió con su sangre los pecados del hombre, resucitó de entre los muertos, ascendió al cielo, y, según se creía, regresaría muy pronto para juzgar al mundo e iniciar una nueva era. 11

  Ahora bien, esta extraordinaria fábula acerca de Jesús ha sido embellecida con las extravagantes historietas milagrosas, historietas acerca de ciertas voces que en el cielo se escuchan interrumpiendo el gran silencio cósmico, así como los mitos acerca de una interminable lucha con seres demoniacos etc.

  Así que, para Bultman todo lo que está escrito en el Nuevo Testamento es mito y no historia, es decir, son formas de expresión que sus contemporáneos utilizaron para entenderse mejor entre sí. Por lo tanto, estos mitos aunque tenían validez para ellos, para el hombre del siglo veinte son obsoletos, no tienen validez alguna, ya que el hombre de hoy cree en los grandes hospitales llenos de tecnología y no en los milagros, cree en la medicina y no en las oraciones infructuosas. Así que, para poder predicar con mayor eficiencia el evangelio de Cristo al hombre de ciencia, al hombre moderno, se hace rotundamente necesario el despojar de todo mito el Nuevo Testamento y así redescubrir el propósito original del kerigma escondido atrás del mito. Esta tarea de despojo y redescubrimiento es lo que Bultman llama desmitologización. 12

  Sin embargo:

  Bultman no quiere eliminar del Nuevo Testamento los mitos, (una empresa imposible, pues él está empapado de mitos), sino interpretarlos. Lo que realmente quiere es hacer comprender, por una parte, que los mitos tienen un significado, y que por otra, que la intención del Nuevo Testamento no es de ningún modo ofrecer una visión del mundo (ni mítica ni científica), ni tampoco atar nuestra imaginación a presentaciones cautivadoras e impresionantes de las realidades salvíficas. Lo que el Nuevo Testamento quiere comunicar es un mensaje vivo, dirigido a nuestra existencia. El exégeta y el teólogo deben extraer este mensaje. 13

  Por ejemplo, el nacimiento virginal de Cristo no es literal, es decir, Jesús no nació de una mujer que nunca tuvo relaciones sexuales para concebirlo, esto sólo es mito, ya que el supuesto nacimiento de Cristo es solo un intento de explicar el significado de Jesús para la fe.

  Otro ejemplo es el de la cruz, es decir, la cruz no tiene ningún significado con respecto a la limpieza de nuestros pecados, sino que es un símbolo de que el hombre asume una nueva existencia, dejando así de confiar sólo en lo material, por el vivir una vida rotundamente en Dios. 14 Así que:

  En última instancia, Bultman dice que las características básicas de la mitología del Nuevo Testamentos se centran en dos clases de autocomprensión. Una es la vida fuera de la fe y la otra es la vida de fe. Los términos pecado, carne, temor y muerte son expresiones míticas de esta vida fuera de la fe. En términos existenciales se dice que significan vida en esclavitud a realidades tangibles, visibles que perecen. La vida de fe, por otra parte, significa abandonar esta adhesión a las realidades tangibles, visibles. Significa liberación del propio pasado y apertura al futuro de Dios. 15

  Sin embargo, a pesar de que hay cosas "buenas" en la desmitologización, como el hecho de que nos hace pensar en la necesidad del hombre moderno, también tiene muchas cosas negativas e inaceptables, las cuales a continuación veremos.

 

 

III. LA DESMITOLOGIZACION COMO ALGO NEGATIVO.

 

  Hay varias razones por las cuales se ha considerado a la desmitologización como algo negativo. En primer lugar la desmitologización ha sido en gran manera influenciada por la escuela de la filosofía existencialista y esta filosofía está en desarmonía total con el mensaje del Nuevo Testamento, pues el existencialismo se centra en el hombre, mientras que el Nuevo Testamento tiene como su centro a Dios. 16

  Otra razón es que la desmitologización trata de rechazar al Nuevo Testamento como histórico, así que la totalidad del mensaje del Nuevo Testamento queda reducido a una simple fábula, por ende nuestra fe es una fe basada en fábulas y no en realidades. 17

  Los cristianos conservadores creen y sostienen que el cristianismo de la iglesia primitiva está marcado por Jesucristo y su obra entre los hombres. Por ende, nada puede explicar y justificar el nacimiento de la iglesia si no es Jesús y su obra. Sin embargo, la tesis de la desmitologización de Bultman reduce a nada la influencia de Jesús ya que para él, tanto el nacimiento virginal, la muerte, resurrección, ascensión, así como el retorno de Cristo es un mero mito. 18

  Para afirmar lo negativo de la desmitologización veamos lo que dice Bonhoeffer: "No es posible separar la idea de Dios de la idea de los milagros, como Bultman quiere hacerlo" 19

  También en el libro Revelación como historia, dice:

  Pannenberg y otros entienden toda la historia sagrada como epifanía, indirecta pero constatable, de la acción de Dios. Acción histórica en sentido objetivo y no en el sentido existencial del término. Además, el mismo bultmaniano E. Kasemann considera desastrosas las consecuencias del escepticismo histórico de Bultman y sostiene que en la tradición sinóptica hay elementos que el historiador debe reconocer como auténticos si quiere ser realmente historiador. 20

  Por lo tanto, debemos reconocer que el Nuevo Testamento contiene elementos históricos los cuales no tienen ninguna necesidad de una desmitologización, sino una sana exégesis.

 

 CONCLUSION

 

  Ahora bien, siguiendo la terminología con la que se empezó este escrito, el mito es algo más o menos primo de la fábula o de la leyenda. Por lo tanto, es rotundamente evidente que el Nuevo Testamento no contiene ninguna clase de mitología. Todo lo contrario, la misma Biblia nos prende una luz amarilla de precaución contra los mitos cuando nos dice; "Pero el Espíritu mismo dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y doctrinas de demonios". (I Tim. 4:1) También dice: "Desecha todas las fábulas profanas y de viejas..."( I Tim. 4:7) . Y otra vez dice: "Y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas" (II Tim. 4:4). "No atendiendo a fábulas judías y a mandamiento de hombre que se apartarán de la fe",(Tito 1:4).

  Ahora bien, la misma Biblia nos da testimonio de su historicidad cuando afirma: "Pues no hemos dado a conocer el poder de Dios y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad". (II Ped. 1:16).

  Así que, si la misma Biblia está en contra de los mitos y de las fábulas y no usa mitos para la comunicación del mensaje divino, entonces la desmitologización es obsoleta, no cabe, no sirve como punto de referencia para una buena interpretación de la Biblia. Lo que el hombre moderno y de todos los tiempos necesita es al Espíritu Santo que le guíe y a un predicador que esté dispuesto a pagar el precio de una buena y sana exégesis ya que "El hombre natural no percibe, no entiende, las cosas que son del Espíritu de Dios. 

Fin.