Make your own free website on Tripod.com

El ministerio de la mujer

 

INTRODUCCION

El papel de las mujeres en la iglesia es un tema muy discutido, existe una gran discrepancia al respecto debido a que no todos los lideres religiosos han podido llegar a un acuerdo realmente convincente para todos.

Algunos dicen que las mujeres pueden cantar, enseñar a los niños, tener un puesto departamental; pero nunca, tomar directamente la responsabilidad de un pastorado. Otros más, dicen que la mujer no tiene derecho de participar de ninguna manera. Sin embargo, hay quienes aprueban el ministerio pastoral de la mujer.

Las referencias más especificas para los que niegan el pastorado de la mujer, son las "Epístolas Pastorales", pero ¿cómo podemos entender las enseñanzas de lo que dicen las pastorales a la luz de la Biblia? ¿Cómo podemos entender el gran éxito de las mujeres a través de la historia? y aún, ¿cómo podríamos aplicar y hasta qué punto, la discusión de las pastorales a nuestro contexto?", ¿Puede esta enseñanza aplicarse a nuestro mundo contemporáneo?

Estas y otras preguntas trataremos de responder en nuestro ensayo, que consistirá en un debate que presentaremos, primero desde la perspectiva negativa, esto es apoyándonos en la enseñanza de las pastorales y también desde la perspectiva positiva es decir, apoyándonos en el tenor de las Escrituras, en la historia y en el aspecto contemporáneo del tema.

. Nuestra postura en general es: "La mujer tiene --derecho-- de participar activamente en el ministerio de la iglesia, puede ocupar un lugar de pastorado y junto con él, todos los derechos, así como las responsabilidades que implica el trabajo de un pastor".

 

ARGUMENTO EN CONTRA DEL MINISTERIO DE LA MUJER

 

 

El Antiguo Testamento no permite el sacerdocio de la mujer.

En todo el Antiguo Testamento no hay ni una remota idea de que la mujer estuviera incluida o fuera candidato para el sacerdocio. Dios, en su inmensa y soberana sabiduría escogió sólo a hombres para que ejercieran este importantísimo ministerio.

Una de las bases del Antiguo Testamento que toman los que permiten el ministerio de la mujer, es el "ministerio." de Débora (Jueces. 4:4), Sin embargo, esto carece de solidez ya que como dice Juan Calvino: "Los actos extraordinarios ejecutados por Dios no echan abajo las normas ordinarias de gobierno, por las cuales El ha decidido sujetarnos"2

El hecho de que Débora fue una gran juez no debe tomarse como una base bíblica para el pastorado femenino, así como tampoco el hecho de que Dios le pidió al profeta Oseas que se casara con una prostituta es una base bíblica para que los pastores puedan tener relaciones sexuales con prostitutas. Es decir, estos son casos especiales donde Dios quiso enseñar algo, pero jamás constituye una norma para ser practicada.

El Nuevo Testamento prohibe el pastorado de la mujer.

Tampoco en el Nuevo Testamento se habla de la posibilidad de que la mujer pueda ejercer el pastorado, sin embargo vemos que si se prohibe enérgicamente, Pablo dice: "La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio". 3 En este versículo bíblico se prohibe toda participación pública de la mujer, y esto obviamente incluye el pastorado.

También en 1, Cor.14:34,35; Pablo prohibe la participación ministerial de la mujer. No obstante, a esta clara y categórica prohibición, los que defienden la postura de la mujer como pastor, toman como argumento un texto fuera de contexto en el cual Pablo nos dice que no hay ninguna diferencia entre el Griego y el Judío ni entre la mujer y el varón. 4 Sin embargo, este texto se refiere a la sal vación donde, efectivamente, Dios no hace diferencia alguna; pero nunca se refiere al ministerio pastoral.

Otro argumento de los que defienden el ministerio de la mujer es respecto a las obras que hacían las mujeres del Nuevo Testamento, un ejemplo de ello es Dorcas, quien era conocida por su ministerio de ayuda a los pobres y necesitados. También ponen como ejemplo a Lidia, la vendedora de púrpura que dio posada a Pablo para que predicase en su casa.5 Sin embargo, ni Dorcas ni Lidia tenían nada que ver con el ser pastores de una iglesia ni nada semejante a ello; así que con esto podemos ver que sus bases bíblicas son muy débiles, enclenques y fuerzan demasiado al texto saliéndose de toda lógica hermenéutica a fin de argumentar a su favor.

Ahora bien, en las pastorales encontramos dos listas de los requisitos para los obispos, una se encuentra en 1 Tim.3:1-7 y la segunda en Tito 1:5-9 y en ninguna de las dos se incluye a las mujeres. También tenemos que hay algunos requisitos que por naturaleza propia ninguna mujer puede llenar y un ejemplo es que debe ser marido de una sola mujer y otro con más peso que gobierne su casa, -requisito que sólo 1os hombres pueden llenar ya que el liderazgo de una familia ha sido dado única y exclusivamente al hombre quien es cabeza y sacerdote de la familia.

Por otro lado, muchos han defendido el pastorado de la mujer diciendo que en la iglesia primitiva había mujeres ejerciendo el diaconado y toman como ejemplo a Febe, la recomendada por Pablo.6

Sin embargo, el ser diácono no significa que sea pastor de una congregación, veamos lo que dice el DICCIONARIO DE HISTORIA DE LA IGLESIA --respecto al diácono: "Tal servicio se esperaba de todos los miembros de la primitiva iglesias. Esta declaración nos muestra que el ser diácono no significaba ser pastor pues la iglesia primitiva jamás pensó que todos sus miembros fueran pastores, sino más bien que todos sus miembros fueran serviciales.

La declaración que nos brinda el NUEVO DICCIONARIO BÍBLICO nos aclara más este asunto, veamos lo que dice respecto al diaconado: "En la mayor parte de la centena de casos en que aparecen estos términos no hay ningún indicio de significado técnico que se refiera a funciones especializadas en la iglesia"8

Es decir, que no hay indicio que el ser diácono se refiera a la función de pastor. Sin embargo, "Básicamente diakonos es un servidor, y a menudo el que sirve las mesas, o sea camarero"9 Con esto hemos visto que en la Biblia no encontramos indicios de mujeres ejerciendo el pastorado; en la iglesia primitiva encontramos diaconisas, servidoras y hacedoras de buenas obras, pero nunca una mujer con cargo de pastor.

Por último, si alguien preguntara cómo se puede explicar el gran éxito que hoy en día han tenido las mujeres que ejercen el pastorado, la respuesta sería que ese éxito no sólo lo han tenido en la actualidad, sino que en los tiempos de Pablo también había sacerdotisas que tenían tanto éxito que en el templo de Afrodita,

en Corinto, habla aproximadamente un millar de sacerdotisas que se prostituían y ministraban en el templo. Otro ejemplo de esto lo tenemos en Efeso, donde se adoraba a la diosa Diana y sus sacerdotisas10 A donde nos lleva esto es a la conclusión de que la idea o costumbre de que la mujer pastoree, surge de un ambiente pagano, jamás de la Biblia.

 

ARGUMENTOS A FAVOR DEL MINISTERIO DE LA MUJER

 

El ministerio de la mujer en la historia.

¿Es realmente importante para Dios si usa a un hombre o a una mujer para servirle? ¿Necesariamente debe ser un hombre a quien Dios use para servirle? Si es así, que podemos decir acerca de las grandes mujeres que ha habido en la historia para la expansión del evangelio y para ministrar al ser humano?. Nuestro tema es lo referente al ministerio de la mujer en la iglesia pero, ¿qué significa ministerio?. Una definición es la siguiente: Acto de ministrar o servir. En hebreo el que sirve es denominado con el término ebed, que implica un servicio voluntario o soberano, y también el adorador de Jehová ... Dios da el nombre de ministros o servidores a aquellos que lo a d o r a n .11

En el Antiguo Testamento encontramos primeramente que María, la hermana de Moisés servia. Después de haber cruzado el mar Rojo, María dirigió en alabanza a las demás mujeres. La alabanza que dirigió María, quizá sirvió para alentar al pueblo hebreo durante sus peregrinaciones en el desierto" 12

Otras mujeres que sirvieron al pueblo de Israel fueron Débora y Jael. Ellas fueron mujeres muy valientes y eso lo podemos ver en su hazaña: Débora era profetisa y juez de la tribu de Benjamin. La mayoría de los jueces eran hombres, Débora fue la excepción .¿Cuáles eran las características que tenían los jueces? Debían en primer lugar servir a Jehová, ser valientes, amar a su pueblo, debían ser personas autoritativas para que el pueblo les obedeciera y por último, que supieran tomar decisiones. ¿Había hombres que sirvieran a Dios y amaran a Israel? Si los había, ¿Por qué Dios no usó a un hombre y en su lugar usó a una mujer? Si como algunos dicen, el trabajo de la mujer es estrictamente en su casa, ¿Qué hacia Débora juzgando a su pueblo debajo de una palmera? Creemos que si había hombres con las características anteriores, sin embargo a Dios le plació usar a una mujer porque Ella amaba y servia a Dios y al pueblo. Era valiente y no una miedosa y tenía la suficiente autoridad como para que el pueblo viniera a ella a juicio.

Respecto a la misión dada a Barac, él se sintió impotente para ir sólo a la batalla y tuvo que acompañarlo Débora y la gloria fue para Jael, quien quitó la vida a Sisara, capitán del ejército de Jabin.

Débora era juez y profetisa, discernía la mente de Dios y daba a conocer al pueblo el propósito de Dios. Fue Débora a quien Dios usó en su soberanía para ser juez y líder espiritual cuando aparentemente no había hombre adecuado para la ocasión Las Escrituras claramente muestran que: "como juez, ella ejercía autoridad en asuntos de disputa legal; como profetisa ella proclamaba la palabra de Dios al pueblo; y bajo inspiración divina ella compuso una de las más grandes expresiones de poesía apasionada de la Biblia.13 Otra gran mujer fue Hulda profetisa. El rey Josías mandó preguntar a ella sobre el porvenir del pueblo. Algo extraño estaba sucediendo, fue el sumo sacerdote Hilcias quien encontró el libro de la ley y vieron que el furor de Jehová estaba encendido a causa del pecado y pensaron que la persona más apropiada para consultar a Jehová era Hulda la guardarropa del templo.14 ¿A caso Hilcias no podía consultar a Jehová?. Hilcias el sacerdote y Josías el rey, reconocieron que la persona indicada era Hulda.

Reconocían a Hulda, la profetisa, como una que tenía la mente de Dios para instruirlos... Hulda era el vocero de Dios, comunicando su voluntad al rey... Dios, en su soberanía, escogió a una mujer, aunque había profetas varones disponibles para interpretar las advertencias de la escritura al rey Josías ... Dios ha escogido a otras mujeres, en ocasiones, para ejercitar testimonio público de alabanza, para ejercitar el don de la profecía como voceras de Dios, y en ocasiones hasta para ejercer autoridad sobre los hombres .15

En el Nuevo Testamento también encontramos mujeres ministrando. Ana ejercía su ministerio en la profecía, habló a los fieles respecto a la próxima venida del Mesías, dio a conocer que la esperanza para el pueblo judío estaba muy pronto para cumplirse. Otro ejemplo es la mujer samaritana quien llevó las buenas nuevas a Samaria y por su conducto, muchos creyeron.

En la iglesia primitiva también podemos apoyarnos para defender el ministerio de la mujer. Evodia y Sintique fueron mujeres que trabajaron junto con Pablo en el evangelio.

Puesto que estas mujeres trabajaron con Pablo en el evangelio, ¿qué hicieron si no hablaban, no enseñaban, ni predicaban? ¿Solamente cocinaban para Pablo? ... seguramente que trabajar en el evangelio de las buenas nuevas significa decir algo, principalmente las buenas nuevas de la muerte, sepultura y resurrección de Señor Jesús.16

Otras mujeres fueron las cuatro hijas de Felipe quienes profetizaban, Dios les daba a conocer su voluntad para la iglesia y ellas la revelaban. Ejercían su ministerio sin ninguna prohibición y eran usadas por Dios. Por último tenemos a Febe, la diaconisa. Ha causado mucha controversia este titulo, veamos su aplicación:

El término se aplica a cualquier servicio no especificado. La palabra griega es mucho más frecuentemente traducida como siervo y ministro, que como diácono.l7 Generalmente el término diácono lo aplicaban a las siete personas que habían elegido para servir las mesas, pero el término no puede ser limitado a eso porque su traducción va más allá: siervo o ministro. Ministro es una persona que adora y proclama a Diosi.18

No solamente la Biblia nos da ejemplos de mujeres proclamando el reino de Dios y ministrando a la iglesia, sino que también existen valiosos datos que nos proporciona la historia al respecto. Corrie Ten Boom (1892-1983, Holandesa), fue usada muy especialmente por el Espíritu Santo para proclamar el evangelio por varias naciones en el mundo. A través de ella se estaba cumpliendo Hech.2:17,18.19 Catherine Booth (1829-1890), quien fue la fundadora del ejército de salvación, predicó a millones de personas. Catherine tuvo cuatro hijas que también profetizaban pero la más sobresaliente fue la Mariscala, a quien Dios usó grandemente no sólo en su país Inglaterra, sino también en Francia, Suiza, Holanda y Bélgica. Desde pequeña el Señor le habló y la dirigió a lo largo de su asombroso ministerio.20

Otra mujer usada grandemente por Dios fue Jessle Penn Lewis (1861-1927),quien al serle dada una comisión, su única objeción era el ser mujer; ella oraba pidiendo a Dios que retirara de ella tal comisión pero no pudo evitarlo. Ella dice que Dios tuvo un propósito más profundo al hacerle mujer y darle su sello de aprobación y siempre guiarla por su Espíritu Santo a cumplir su misión.21 Henrietta Mears inspiró a grandes lideres: Bill Bright, fundador de la Cruzada Estudiantil y Richard Halverson, capellán del senado de los E.U. Dios demandó su vida a la edad de cinco años y a pesar de los temores en un principio, Dios la sacó adelante en un glorioso ministerio.22

Un último ejemplo son las mujeres con las que el Dr.Paul Yonggi Cho trabajó. Cho buscó ayuda con los varones para iniciar una gran obra a la que Dios lo habla llamado pero los varones no respondieron ¿Cuando Cho consulta a Dios al respecto, Dios le dice que acuda a la ayuda de las mujeres La iglesia del Dr. Cho a crecido por el trabajo de las mujeres, tienen aproximadamente 50.000 células de hogar para ministrar y en 47,000 de ellas, las dirigentes son mujeres. 23

Podemos ver aquí la importancia de la mujer para el crecimiento de la iglesia. Así como estas mujeres, existen muchas más que han realizado su labor como misioneras, maestras de Institutos Bíblicos, evangelistas y pastores. Pero volviendo a la pregunta: ¿Le importante para Dios es si es hombre o mujer la persona a la que va a usar? No. Lo importante para El, es la disposición y entrega de la persona a la que ha llamado. No podemos dar otra explicación a la gran labor de todas estas sobresalientes mujeres en el curso de la historia.

Si bien, Pablo prohibió el ministerio de la mujer, fue específicamente a dos congregaciones: a Corinto y a Efeso ya que estas congregaciones estaban viviendo dentro de una sociedad donde predominaban las prostitutas que ejercían el ministerio activo en los templos de sus diosas y Pablo quería cuidar el prestigio de la iglesia.

El ministerio de la mujer en la actualidad.

A pesar de que ha existido mucha polémica en cuanto al ministerio de la mujer en nuestros días, queremos aclarar algunos puntos de vista de lo que la Biblia enseña y especialmente lo que dice Pablo en las pastorales. Primero damos ¡Gloria a Dios! por el llamamiento de la mujer al ministerio pastoral.

A veces queremos encajonar a Dios en un sólo patrón y nos aferramos a la idea de que el hombre es el único que puede ser llamado por Dios para desempeñar la labor pastoral; ya es tiempo de que comprendamos que Dios en su soberana voluntad, hace lo que El quiere para que su nombre sea glorificado y una de las cosas que ha hecho es levantar a la mujer para que ministre.

El que duda del ministerio de la mujer y no lo acepte, que le pregunte y reclame a Dios, pero el apóstol Pablo dijo: ¿Quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? 1 Cor.2:16.

Concepto social de la mujer en el pueblo Hebreo.

En el Judaísmo la posición de la mujer era mucho mejor que como lo era en la civilización Griega y Romana. En la antigua Grecia la mujer era considerada inferior al hombre. Las esposas llevaban vida de reclusión, prácticamente de esclavitud. No tenían los derechos o estatus de los hombres. En la sociedad romana las mujeres disfrutaban de más libertad aunque no legal. En la sociedad Hebrea la mujer tenía poca posición legal, pero su Status, era de dignidad. El cuidado de los hijas era responsabilidad especial de la madre. Aún en el Nuevo Testamento era sobre la dignidad la mujer en el hogar según Efesios 5:24. 24

En medio de este contexto, el Pablo tenía la razón al decir: Vuestras mujeres en la congregación; porque no le permito hablar si no que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos ...

Con esto no queremos decir que la mujer no debe tener un ministerio pastoral. El hecho de que no se viera esto tan abiertamente en el tiempo de Pablo, no quiere decir que no sea un hecho en la actualidad ya que el Dios por el que todas las cosas fueron hechas y que todo lo sabe, sabia que en nuestros días levantarla mujeres valientes para la labor pastoral.

Es cuestión de culturas.

Si Pablo dice en las pastorales que la mujer debe aprender en silencio y con toda sujeción y que no se le permite enseñar ¿se puede aplicar eso a nuestros días?. No podemos evadir la realidad ya que nos guste o no, muchas mujeres en la actualidad ejercen el pastorado en muchas ocasiones mucho mas exitosamente que los hombres , y sin dudarlo, muchas más serán llamadas por Dios hasta que El venga.

Se ha dicho que el ministerio pastoral de la mujer proviene de un transfondo pagano ya que en los templos de Afrodita y Diana diosas de Corinto y Efeso respectivamente, habla un millar de sacerdotisas. Pero, es relevante para nosotros eso. ¿Quiere decir que el surgimiento de mujeres al ministerio hoy en día no proviene de Dios? ¿Quiere decir que Dios ha llamado mujeres basándose en un molde pagano? No. El motivo por el que la mujer tiene un ministerio similar a del hombre se debe, dice Randa, a lo siguiente: "Si la mujer fue la primera en la caída, fue honrada, por otra parte con la exclusiva generación humana del Salvador del mundo; Nuevo Testamento provee y anuncia la actividad que la mujer ha venido desplegando en el desempeño de sus deberes religiosos"25

En Hechos 18:26 se nos habla de Priscila acompañada de su esposo Aquila que enseñaron a Apolos el camino a Dios. Así que cuando Pablo manda decir a la iglesia de Efeso que no le permite a la mujer enseñar, sino estar en silencio, probablemente se dirigía sólo a las esposas de los miembros de tal iglesia.

Concepto social de la mujer en la actualidad.

En nuestros días es muy diferente la posición de la mujer dentro de la iglesia, en nuestra sociedad vemos como la mujer puede desempeñar un trabajo fuera de su hogar, siempre y cuando en algunos casos, haya acuerdo mutuo entre los cónyuges. La mujer puede salir adelante sin estar sujeta a criticas pues esto ya es parte natural de nuestra cultura.

Cuando la mujer soltera recibe el llamamiento al pastorado no podemos decir que Dios se ha equivocado y que está obrando mal, no podemos negar el llamamiento del Espíritu Santo.

Mucho es el tiempo y la distancia que nos separan de aquel lugar y tiempo cuando Pablo habló a la iglesia de Efeso y como el Espíritu Santo habla y obra conforme a la necesidad de la iglesia, Pablo fue inspirado para decir que la mujer no debía hablar en la congregación sólo en una situación y tiempo específicos. Pero, ahora somos testigos del movimiento del Espíritu Santo en nuestro siglo, actuando y levantando a muchas mujeres para el ministerio.

Comentarios explicativos.

Donald. S. Metz dice respecto a 1Cor.14:34 que las mujeres no debieran hacer preguntas controversiales en la iglesia. Esta es la explicación más probable ya que la prohibición aparece en medio de una discusión sobre el valor de las lenguas y la profecía. Así que, mas bien que hablar en lenguas o cuestionar las expresiones de los profetas, las mujeres debieran informarse preguntando en sus casas a sus maridos26

Paul A. Hamar dice que debemos recordar el fondo cultural y las costumbres en la iglesia. Una costumbre que hasta nuestros días existe en el mundo oriental es que los hombres se sientan a un lado en la iglesia y las mujeres en el otro lado y si quieren preguntar o decir algo al esposo, le tienen que gritar. Las mujeres de Corinto y Efeso, aparentemente se sentían libres y estaban ocasionando distracción y confusión en las reuniones de la iglesia.27

Decir que tal prohibición se aplica igualmente a todos los tiempos y a todas las condiciones de la sociedad, es decir que las máximas prudentes de un pueblo pagano degradado 1900 años atrás, son universalmente aceptables y obligatorias y que el cristianismo en este respecto, no ha producido ningún cambio en el mundo que ha venido a reformar, lo cual es todo lo contrario. 28 Con referencia a la frase: "Si quieren aprender, pregunten a sus maridos"; Adam Clarke comenta que era indecoroso que las mujeres contendieran con los hombres en las asambleas. Pero esto no significa en manera alguna que cuando una mujer recibía una influencia particular de Dios que la capacitara para predicar o enseñar, no obedeciera a esa influencia, sino todo lo contrario: debía obedecer29

Hoy día vemos mujeres sensibles a la voz del Señor para servir en el ministerio pastoral y ninguna mujer que es llamada y dirigida por el Espíritu Santo es acusada de desorden como en Efeso.

 

CONCLUSION

 

Una vez que hemos visto argumentos en contra y a favor del ministerio pastoral de la mujer, nos resta llegar a algunas conclusiones:

Es verdad que las pastorales no autorizan desde el punto de vista estricto el ministerio de la mujer, sin embargo las razones de Pablo no parecen muy convincentes: porque él no lo permite, por el orden de creación y porque la mujer fue engañada y no Adán. Estas tres razones son muy cuestionables y además, quizá Pablo se vio obligado a decir que las mujeres se callaran debido a los des ordenes que estaban ocurriendo en las congregaciones.

También es posible que Pablo quisiera guardar la reputación de las mujeres de su iglesia para que no las confundieran con las mujeres que ministraban en el templo de las diosas Diana y Afrodita .

El texto de 1 Cor. 14:34 y 35 se refiere al asunto de la profecía pero no de la enseñanza y la propagación del evangelio Y muy a pesar de que las pastorales no permitan el ministerio de la mujer, la Biblia entera está llena de referencias a mujeres que han sobresalido por su disposición incluyendo a las de la época del Antiguo Testamento, del Nuevo Testamento, así como en la historia y aún en la actualidad.

Dios miró muchas cualidades en Débora y por eso la llamó, le dio la fuerza y energía que necesitaba para llevar a cabo su misión. Dios escogió a Hulda para dar a conocer su voluntad al pueblo y tanto el rey como el sacerdote lo reconocieron.

Después de la muerte de Jesús, cuando Pedro y Cefas volvieron a las redes y cuando los demás discípulos estaban todos temerosos; Dios usó a las mujeres para que llevaran las buenas nuevas de resurrección. Los discípulos tenían miedo, las mujeres tuvieron mucho valor para acercarse a la tumba y posteriormente anunciar a todos el gran milagro.

El argumento que nos da la historia también es muy valioso ya que son hechos que no podemos negar. Dios ha llamado a decenas de mujeres y no podemos criticar nosotros el llamado que el Espíritu Santo ha hecho a ellas para guiar a miles de personas a los pies de Cristo e instruirlos en su camino. Cuando Jessle Penn Lewjs fue llamada al ministerio, su única objeción fue que era mujer y le pidió a Dios que le retirara la comisión que le habla dado pero Dios no lo hizo, sino que al contrario, le dio su sello de aprobación y le guió siempre con su Espíritu Santo.

Creemos sinceramente que la profecía de Joel 2:28 empezó a cumplirse en la época novotestamentaria y que tiene un cumplimiento parcial y continuo desde esos tiempos y hasta los nuestros. Las lluvias de bendición que Dios ha prometido son para nosotros y cuando en Joel dice que derramará de su Espíritu a toda carne, incluye a hombres y mujeres y dice que recibirán la plenitud del Espíritu Santo por medio del cual tendrán experiencias con Dios. Es esta llenura del Espíritu Santo a toda carne la que impulsa tanto a hombres cómo a mujeres a predicar el evangelio y ser, si el Señor así lo dispone lideres en las congregaciones.

Estamos viviendo en unos tiempos donde el Espíritu de Dios se está moviendo y esta salvando a mucha gente y Dios no se va a detener si no hay hombres que quieran ir a predicar al evangelio. Si los hombres no quieren decir "heme aquí" y 1o dicen las mujeres ¿hará Dios caso omiso a su Voz?

No conocemos los designios ni la mente de Dios y por lo tanto no podemos juzgar lo que El ha determinado. Cuando el Dr.Cho no encontró apoyo en los varones de su congregación para realizar la labor que Dios le había encomendado Y consultó a Dios al respecto, Dios le dijo que hablara con las mujeres y éllas si respondieron. El Pronto crecimiento de nuestras iglesias nos obligan a unirnos en el ministerio pastoral tanto a hombres como a mujeres para predicar 1a 1ibertad a 1os cautivo y para guiar por el camino de la salvación a todo el que cree en Jesús.

Por esto, nosotros "creemos que la mujer tiene derecho a participar activamente en el ministerio de la iglesia, puede ocupar un lugar de pastorado y junto con él, todos los derechos así como, las responsabilidades que implica el trabajo de un pastor.